smartphone libreA la hora de adquirir un smartphone libre, no hay mejor "truco" que el de tener muy claro que uso queremos darle y que prestaciones suyas necesitamos, ya que como es obvio no es lo mismo si nuestro teléfono va a ser un instrumento de trabajo, o en cambio aspiramos a darle un uso mucho más recreativo con todas las potencialidades que ofrece en este sentido. Así, para escoger bien podemos tomar referencias de nuestro entorno, o bien buscar asesoramiento especializado en tiendas o canales, foros y blogs, pero siempre teniendo en cuenta que se hable usos y prestaciones similares a los que nosotros aspiramos.


Si abordamos características técnicas, el número de procesadores de nuestro smartphone es un elemento importante, aunque más que la cantidad lo es a la generación tecnológica a la que pertenecen, ya puede darse el caso que terminales con dos núcleos ofrezcan mucho más rendimiento que otros con cuatro.

Otro elemento a tener en cuenta es la formada por la memoria RAM, la interna y la de la tarjeta. La primera repercute sobre el funcionamiento de las aplicaciones, resultando lo ideal un mínimo de 2GB, y para un móvil de gama baja nunca menos de un 1GB de RAM. La memoria interna es esa que provoca el mensaje fastidioso de que nos estamos quedando sin memoria, y es que tenemos que considerar que el usuario solo dispone de una parte de la memoria total, que en algunos casos puede ser solo la mitad o poco más de la total, ya que el resto viene ocupada por las aplicaciones y funcionalidades básicas que vienen instaladas de serie en nuestro smartphone. Por último, la tarjeta de memoria es la que almacena nuestras fotos, vídeos, música o juegos. En función del rendimiento que queremos extraer tendremos que atender a si la tarjeta de memoria SD es de 32, 64 o 128 GB.

La cámara también puede ser un aspecto importante en función de nuestras expectativas en este sentido. Conviene no fiarlo todo a los píxeles de resolución y valorar también aspectos como las prestaciones de las que vamos a disponer, ya sea en el tema de filtros o con cualquier otra, para ello sería recomendable probar a manejar la interfaz de usuario antes de adquirir el móvil.

Para la cuestión de la batería como bien sabemos existen las limitaciones conocidas, dependiendo su duración mucho también de lo exigido que esté el móvil por nosotros. Pero sí podemos atender a la velocidad de carga de batería obtenible, así como a la posibilidad de usar la batería interna del teléfono, aunque esta opción conviene sopesarla con cuidado.

En cuanto al sistema operativo, al final nos acostumbramos de manera rápida a todos, ya que son muy intuitivos y tienen una gran usabilidad, la mayor diferencia entre unos y otros estriba en las aplicaciones que nos permiten usar, por lo que antes de adquirir un smartphone libre debemos jerarquizar cuales son más importantes para nosotros.

Por último, un aspecto que también tenemos que valorar es la calidad del procesador, que es la que determina la velocidad de funcionamiento de nuestro móvil, y este sentido siempre tenemos que tener claro que los procesadores, Qualcomm o Nvidia son bastante superiores a los que ofrecen las marcas chinas hoy en día.